Saltar al contenido
Libros de ensueño

Mario Vargas Llosa

En América Latina han nacido grandes escritores que han marcado la historia de la literatura. Uno de ellos ha sido Mario Vargas Llosa, quien es considerado uno de los novelistas y ensayistas contemporáneos más importantes. Fue también una figura clave del ‘boom’ de la literatura hispanoamericana de los años 60 gracias a la publicación de su novela La ciudad y los perros en 1963.

La obra de Vargas Llosa destaca por haber roto con los cauces de la narrativa tradicional. El escritor no solo asumió las innovaciones presentes en la narrativa extranjera como la de William Faulkner y James Joyce, sino que también adoptó técnicas como el monólogo interior, fragmentación cronológica y la pluralidad de puntos de vista.

Mario Vargas Llosa

El famoso novelista, Premio Nobel de Literatura 2010, también ha hecho grandes aportaciones críticas sobre el oficio de escribir a lo largo de su carrera. Una de ellas ha sido su teoría sobre los “demonios interiores”, con la cual intenta explicar que la escritura es un acto de expulsión, es decir, que con ella los autores sacan de su interior distintos elementos que ha creado su propia conciencia.

Biografía de Mario Vargas Llosa

Oriundo de la ciudad de Arequipa, Perú, Jorge Mario Pedro Vargas Llosa nació el 28 de marzo de 1936. Sus padres se divorciaron al poco tiempo de su nacimiento, y tras el divorcio, su padre confesó que mantenía una relación amorosa con otra mujer, unión de la cual nacieron dos hermanastros del escritor.

Como consecuencia de la separación de sus padres, Mario vivió con su madre y su familia materna. En 1937 su abuelo, Pedro J. Llosa Bustamante, encontró un trabajo como administrador de una hacienda algodonera cercana a Cochabamba, Ecuador, por lo que toda la familia se mudó. El autor pasó los primeros años de su niñez en esa ciudad y en aquellos años su familia le escondió la historia de su padre, haciéndole creer que este había fallecido.

Para 1945 la familia regresó a Perú, específicamente a la ciudad de Piura al norte del país. En aquel año se inició el gobierno del presidente José Luis Bustamante y Rivero, quien era primo hermano del abuelo de Vargas Llosa, por lo que este obtuvo el cargo de prefecto del departamento de Piura.

De nuevo en su país natal, Mario continuó sus estudios de primaria (quinto grado) en el Colegio Salesiano Don Bosco. Pero su estadía en aquella ciudad fue corta. Y es que poco después de haber llegado a Piura se encontró con su padre por primera vez. Sus padres se reconciliaron y tras restablecer su relación se mudaron a Lima y se instalaron en Magdalena del Mar, un distrito de clase media. Estudió el sexto año de primaria y los dos primeros años de secundaria en el colegio La Salle.

La reconciliación de sus padres se tradujo en varios cambios de colegios y domicilios para el escritor. Al culminar el segundo año de secundaria, la familia se trasladó a La Perla, en la provincia del Callao. Allí Vargas Llosa asistió a un colegio militar en el Callao por decisión de su padre. En este internado cursó tercer y cuarto año de secundaria y tuvo que soportar una férrea disciplina militar. Fue en aquella época donde consolidó su vocación como escritor, ya que fue cuando comenzó a leer y a escribir constantemente.

La relación con su padre fue tortuosa y esto marcó el resto de su vida. El autor tenía sentimientos encontrados por él. Su temor y resentimiento vino, en parte, porque durante su niñez tuvo que soportar arrebatos violentos de su parte, así como los celos enfermizos para con su madre y su aversión hacia su vocación literaria.

En 1952, durante las vacaciones veraniegas, Vargas Llosa comenzó a trabajar en el diario limeño La Crónica como periodista, escribiendo notas, reportajes y entrevistas locales. Ese mismo año decidió retirarse del colegio militar y se mudó nuevamente a Piura, donde vivió con su tío Luis Llosa. Allí estudió el 5to y último año de secundaria en el colegio San Miguel de Piura. Y para no abandonar su oficio como periodista, trabajó de manera simultánea con sus estudios en el diario local, La Industria.

Poco después, para 1953, ingresó en la Universidad de San Marcos de Lima, donde cursó estudios de Derecho y Literatura. Y en 1958 se graduó en el bachiller en Humanidades en dicha universidad.

Por esta razón se le concedió la beca Javier Prado, que le permitiría continuar sus estudios de posgrado en la Universidad Complutense de Madrid, en España. Allí obtuvo el título de Doctor en Filosofía y Letras en 1971 con mención Cum laude. Posteriormente se trasladó a París, donde trabajó en diferentes medios, incluyendo la Agencia France Press y la Radio Televisión Francesa.

En cuanto a su vida amorosa, Mario Vargas Llosa dió mucho de qué hablar, sobre todo en el seno de su familia. Y es que, en 1955, con apenas 19 años, el autor se casó con Julia Urquidi, una mujer 10 años mayor que él y divorciada, que además era hermana de su tía política. Su matrimonio duró varios años, hasta que finalmente se divorciaron en 1964.

Un año más tarde, se casó con su prima hermana Patricia Llosa Urquidi, hija de su tío materno Luis Llosa Ureta. De este matrimonio nacieron sus tres hijos: Álvaro Vargas Llosa, quien también es escritor y editor, Gonzalo y Morgana. Su matrimonio con Patricia duró 50 años hasta 2016 cuando oficialmente se divorciaron.

Actualmente, la actual pareja de Mario Vargas Llosa es Isabel Preysler, con quien mantiene una relación desde 2015. El romance fue revelado por unas fotos publicadas en la revista ¡Hola! y en ese momento el literato reconoció estar separado de su esposa.

Obras de Mario Vargas llosa

Prosa

Mario Vargas Llosa comenzó su carrera en el mundo literario y periodístico a los 16 años con la La huida del Inca en 1952, aunque sin mucho éxito. Sería entonces para 1956 cuando comenzaría con seriedad su carrera literaria. Entre 1956 y 1957 fundó en Lima Cuadernos de Composición, junto con Luis Loayza y Abelardo Oquendo, y entre los años 1958 y 1959 la Revista de Literatura.

Sus primeros relatos fueron El abuelo, publicado en el diario El Comercio a finales de ese año, y Los jefes, su primera colección de cuentos publicada en 1959. Gracias a la colección de cuentos Los jefes, el autor ganó el premio Leopoldo Alas en España.

Durante el tiempo que vivió en Francia, Vargas Llosa terminó de escribir La ciudad y los perros, publicada en 1963, la obra que lo colocó en el podium del fenómeno editorial que se estaba gestando en aquella época. Con esta obra consiguió inicialmente el premio Biblioteca Breve de Seix Barral y el premio de la Crítica Española, así como el segundo puesto del Prix Formentor.

Tanto fue su éxito que fue considerado como uno de los autores esenciales de dicho fenómeno editorial. De hecho, fue situado en la misma línea de relevancia de narradores como Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes Macías, Julio Cortázar, Ernesto Sábato, Mario Benedetti, Juan Rulfo y Jorge Luis Borges.

Los trabajos que vendrían después no dejaron ninguna duda de que Mario Vargas Llosa era uno de los protagonistas del ‘boom’ de la novela hispanoamericana de la época.

Su segunda novela, La Casa Verde, fue publicada en 1966 y obtuvo varios premios como el de la Crítica Española, el Premio Internacional de Literatura Rómulo Gallegos en Venezuela y el premio Nacional de Novela en Perú. En 1967 se publicó Los cachorros y en 1969 Conversación en La Catedral.

En sus novelas posteriores Vargas Llosa dejó su obsesión de producir ‘novelas totales’ para centrarse en la reelaboración de géneros subliterarios o extraliterarios, con reflexiones sobre los límites de la ficción y la realidad. Esto a excepción de La guerra del fin del mundo, una novela publicada en 1981 donde se evidencia la heterogeneidad sociocultural de América Latina.

Además de las nombradas, entre sus obras más destacadas también podemos mencionar:

  • Pantaleón y las visitadoras (1973)
  • La tía Julia y el escribidor (1977), que se basó -en parte- en su matrimonio con Julia Urquidi
  • Historia de Mayta (1984)
  • ¿Quién mató a Palomino Molero? (1986)
  • Elogio de la madrastra (1988)
  • Lituma en los Andes (1993)
  • y Los cuadernos de don Rigoberto (1997)

Desde el año 2000 hasta la actualidad, Mario Vargas Llosa ha publicado seis novelas:

  • La fiesta del Chivo en 2000
  • El Paraíso en la otra esquina en 2003
  • las Travesuras de la niña mala en 2006
  • El sueño del celta en 2010
  • El héroe discreto en 2013
  • Cinco esquinas en 2016

Más allá de sus novelas, el autor también se ha dedicado a la escritura de obras periodísticas, cuentos, cuentos infantiles, ensayos, discursos, poesía, e incluso obras teatrales como Las mil y una noches.

Uno de sus trabajos más recientes ha sido el ensayo La llamada de la tribu, un libro publicado en 2018 que ha generado bastante polémica. Y es que, se trata de una obra en la que el escritor responde a las críticas por sus ideas políticas del pasado y de la actualidad. Además, en el texto habla de los autores que le ayudaron a moverse desde la izquierda hasta el liberalismo en el terreno político.

Poesía

A lo largo de su carrera, Mario Vargas Llosa ha publicado varios poemas. Algunos de ellos son:

  • La exorcista (2001)
  • Estatua viva (2004)
  • Diálogo de damas (2007)
  • Padre Homero (2010)
  • El alejandrino 2015). Con Fernando de Szyszlo. Contiene el poema homónimo de Vargas Llosa y litografías originales de Szyszlo.

La exorcista

Mi vida parece sin misterio y

monótona

a quienes me ven

de paso a la oficina

en las mañanas apuradas.

La verdad es muy distinta.

Cada noche debo salir a pelear

contra un espíritu malvado

que, valiéndose de

disfraces -perro, grillo,

nube, lluvia, vago,

ladrón- trata de

infiltrarse en la ciudad

para estropear la vida humana

sembrando

la discordia.

A pesar de sus disfraces yo

siempre lo descubro

y lo espanto.

Nunca ha conseguido engañarme

ni vencerme.

Gracias

a mí, en esta ciudad

todavía es posible

la felicidad.

Pero los combates nocturnos me

dejan exhausta y magullada.

En pago de mis

refriegas contra el enemigo,

les pido unas sobras

de afecto y amistad.

Frases

Mario Vargas Llosa es uno de los escritores más destacados de literatura Iberoamericana. Sus obras, la mayoría traducidas a más de 30 idiomas, le han hecho merecedor de múltiples premios y reconocimientos a lo largo de su carrera.

Ya sea como novelista, ensayista, orador, político o pensador, es uno de los intelectuales más respetados del siglo XX. Y esto ha quedado en evidencia en muchas de sus frases, las cuales han quedado para la posteridad. Estas son algunas de ellas.

  • “Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida”.
  • “Se escribe para llenar vacíos, para tomarse desquites contra la realidad, contra las circunstancias”.
  • “La pasión por la literatura, como todos los buenos vicios, se acrecienta con el paso de los años”.
  • “El por qué escribe un novelista está visceralmente mezclado con el sobre qué escribe: los demonios de su vida son los temas de su obra”.
  • “La libertad se mide en el seno de una sociedad por el margen de autonomía de que dispone el ciudadano para organizar su vida y realizar sus expectativas sin interferencias injustas”.
  • “Toda buena literatura es un cuestionamiento radical del mundo en que vivimos”.
  • “Cuando la ficción se reconoce como tal es positiva. Cuando no, es dañina, obnubila”.
  • “La política es una forma de la maldad. El mayor error que he cometido en mi vida”.
  • “Escribir lo que no se había vivido, lo que sólo se había querido vivir, era también una manera -cobarde y tímida- de vivirlo”.
  • “Cuando creí que iba a perder la razón ante tanto sufrimiento. Así descubrí que un ser humano no puede vivir sin creer”.