/Generación del 98: qué autores la componen y cuáles son sus obras

Generación del 98: qué autores la componen y cuáles son sus obras

La mejor manera de comprender la realidad es a través de la escritura, sea esta ficción o no. Y es que podríamos decir que en todo texto, aunque sea producto de la imaginación, hay elementos que no escapan a la realidad. Bien lo decía el novelista, ensayista, dramaturgo y traductor yugoslavo Danilo Kis en el libro ¿Por qué escribe usted?: Más de 200 escritores responden, ‘escribo, pues, porque estoy descontento conmigo mismo y el mundo. Para expresar este descontento…”.

Esto es quizá lo que dirían muchos otros escritores, quizá la mayoría de los autores de la Generación de 98. Es probable que hayas escuchado hablar sobre esta generación, específicamente sobre sus integrantes y las obras que escribieron. Sobre todo por el hecho de que fueron precisamente algunos de estos personajes los que engrandecieron la literatura española.

Por ello, si quieres saber lo que fue la generación del 98, sus orígenes, características y sobre todo los autores que forman parte de ella, te lo contamos a continuación.

¿Qué es la Generación del 98?

Cuando se habla de los escritores de la Generación del 98 se habla de un grupo de intelectuales españoles (ensayistas y poetas) nacidos entre los años 1864 y 1876 que se vieron afectados por la crisis económica, política, moral y social que se desencadenó en España tras la guerra hispano-estadounidense. La derrota militar en 1898, que causó la pérdida de las últimas colonias de España: Puerto Rico, Cuba, Guam y las Filipinas, influenció la carrera de los autores pertenecientes a esta generación literaria.

Dado que todos tuvieron los mismos problemas y reaccionaron a ellos de una forma parecida, se les conoció como la Generación del 98. La postura de estos autores, entre ellos escritores, poetas, artistas e incluso músicos, fue de crítica hacia las normas sociales y sobre todo hacia la situación política del momento.

Origen de la Generación del 98: Contexto histórico

Pero para entender mejor la crítica y el descontento que tuvieron estos autores de la Generación del 98 hay que saber un poco sobre el contexto histórico que los influenció. En 1895 se produjo el levantamiento de Cuba, un movimiento que buscaba la independencia de la isla del dominio español. Este conflicto bélico se le conoció como la guerra hispano-estadounidense, aunque en España se le llamó la guerra de Cuba o el Desastre del 98.

Este conflicto, en el que España y Estados Unidos se enfrentaron por la intervención de este último en la guerra de Independencia cubana, trajo como consecuencia el alzamiento de otras colonias como Filipinas (1896). Desde principios del siglo XIX, Estados Unidos llevaba una política expansionista y su interés principal estaba en el Caribe y en parte del Pacífico, donde España aún conservaba valiosas colonias como Puerto Rico y Cuba en el Caribe, y Filipinas, las Carolinas, las Marianas y las Palaos en el Pacífico.

Estados Unidos aprovechó las revueltas locales de cada una de estas regiones en su intento de independizarse y tras involucrarse de lleno en el conflicto, España salió derrotada. En 1898, los españoles se vieron obligados a firmar el Tratado de París, en el que Cuba consiguió su independencia, aunque estuvo ocupada hasta 1902 por EE.UU. En el caso de Filipinas, Puerto Rico y Guam, se estableció que quedarían bajo el control de Estados Unidos. Las demás colonias españolas: Carolinas, Islas Marianas y Palaos, fueron vendidas a Alemania por la incapacidad de ser defendidas dada su lejanía.

La derrota sufrida por España causó una ola de indignación y protesta en el país, la cual se manifestó en la literatura de la época. Los escritores de aquel momento se dividieron en dos grupos: los modernos y la Generación del 98. Ambas corrientes se asemejan por una razón: se oponían a la “España de la restauración”, por lo que rompían con la estética de lo que se había venido manifestando durante el siglo XIX en el mundo literario.

Características de la Generación del 98

A los escritores noventayochistas los movió la derrota histórica que dejó a España en la decadencia. Ante la lamentable imagen que presentaba el país, este grupo de literatos buscó analizar cada uno de los males que aquejaban a la Nación e intentaron proponer soluciones para salir del estado de apatía y desinterés en el que se habían sumido.

Los escritores que pertenecen a la Generación del 98 lo son porque sus obras mostraban características similares. Es decir, que como hombres de la literatura, la poesía y las artes, reaccionaron de forma similar a la situación. Todos llegaron a la conclusión de que había dos España, la que realmente existía, que era la que vivía en la miseria, y la España oficial que mostraban las autoridades, que era ficticia e hipócrita.

Pero para entender un poco más lo que fue la Generación del 98, te contamos cuáles fueron los principales aspectos que la caracterizaron.

Su postura era crítica

Los escritores y poetas de la época utilizaron las artes para mostrar su descontento respecto a la situación política del país. Su postura fue crítica, no solo hacia las autoridades por la conocida Restauración borbónica, sino también hacia las normas sociales.

Los integrantes de esta generación se rebelaron y protestaron contra el atraso del país. Y por ello, se encargaron de proponer soluciones para la reconstrucción de áreas fundamentales como la educación, la cultura, la agricultura y la economía de España.

Tenían un sentimiento patriótico

Otro de los elementos que caracterizó la generación del 98 fue su sentimiento patriótico. A medida que fueron conociendo en detalle la historia del país, comenzaron a apreciar mejor sus tesoros y por ello exaltaron sus valores nacionales. Así desencadenaron un sentimiento patriótico de gran envergadura, que además los llevó a defender el lugar que debería tener España dentro de Europa. Los eruditos sostenían que el país no podía vivir a espaldas del continente, por lo que debían integrarse.

Utilizaron un estilo coloquial

Este grupo de escritores decidieron expresar sus emociones con un lenguaje más sencillo, con frases cortas y concisas. Su objetivo era utilizar un vocabulario con un estilo coloquial que pudiera llegar a un público más amplio. Utilizaron la tercera persona, pero trataron de mantener una estructura sencilla.

Tenían una ideología muy marcada

Los integrantes de la Generación del 98 se caracterizaban por ser rebeldes y tener un espíritu progresista. Por ello, la mayoría tenía una ideología muy marcada de tendencia izquierdista, socialista e incluso anarquista. Y esto se vio reflejado en sus obras.

Les interesaba el paisaje y las tradiciones

El interés de esta generación radicó en el paisaje y en las tradiciones. Todos sentían un afecto por Castilla, específicamente por aquellos pueblos que habían acabado en el abandono. En esos lugares encontraron paisajes que reflejaban la esencia que buscaban transmitir.

Temas de la Generación del 98

Teniendo en cuenta las características de las obras de los representantes de la Generación del 98, es importante resaltar qué temas abordaron. Por un lado, abunda el escepticismo y el pesimismo en estas obras y todo se centra en la preocupación de los autores por España.

En la temática general utilizaron tres vías principales: la literatura (influenciada por autores como Cervantes, Gonzalo de Berceo, Quevedo y Jorge Manrique, así como por Larra); la historia, porque es ahí donde buscan la esencia perdida de España, sus valores y el origen de los problemas que le atañen; y el paisaje, especialmente el de Casilla porque les sirvió para describir la pobreza de sus pueblos y la sencillez de su gente.

La religión también fue parte importante de las obras de los escritores de la Generación del 98 como Miguel de Unamuno. Este escritor abordó en su trabjo el problema religioso, así como la búsqueda angustiada de Dios.

Modernismo y Generación del 98

A finales del siglo XIX surgieron en Europa y en América algunas corrientes de ideas de estilo inconformista o disidente. Los impulsos de la época eran de tipo renovadores en los que se quería dejar de lado las tendencias usadas hasta aquel momento. Estas ansias de renovación literaria vieron su momento tras la derrota de España en la guerra contra Estados Unidos. Y fue allí cuando llegaron los primeros modernistas.

En un principio se les llamó así a toda la generación literaria del 98, es decir, a los escritores que adoptaron nuevas posturas estéticas e ideológicas, que rechazaban los valores burgueses, el materialismo y la deshumanización que generaba el capitalismo. Pero con el paso del tiempo se empezó a utilizar el término modernista casi exclusivamente para aquellos poetas que querían encauzar sus ideas hacia la búsqueda de la belleza, dejando a un lado el mundo real que tanto les desagradaba.

Al hacer esta distinción se comenzó a llamar Generación del 98 a los autores españoles que se enfocaban más bien en los problemas de la sociedad y en el análisis de la situación del país en el aquel entonces. Sin embargo, ambos formaban parte de una misma generación cronológica de autores. Y de hecho, casi todos los miembros, tanto de un grupo como del otro, coincidían en el rechazo de ciertas ideas y posturas. Estas son sus similitudes.

  • Ambas corrientes rompen con las estructuras tradicionales y buscan nuevas formas de expresarse, aunque lo hagan por caminos distintos.
  • Se oponen al positivismo.
  • Rechazan la poesía tradicional.
  • Sienten desdén hacia la política de la Restauración (1875-1931).
  • Están descontentos con el siglo XIX, con el capitalismo y lo burgués.
  • Tienen afán de libertad, pero coquetean con la anarquía.

Definición de regeneracionismo

El regeneracionismo fue un movimiento que se dió en España entre los siglos XIX y XX en el que se criticaba al sistema de la Restauración borbónica, una etapa política extendida desde finales de 1874 hasta mediados de 1931. Se les conoce como regeneracionistas, un grupo de intelectuales que propugnaban medidas concretas para la regeneración de España tras la derrota que les hizo perder sus colonias y caer en la decadencia.

El objetivo de este movimiento era combatir el caciquismo, además de trabajar para favorecer a campesinos y obreros, enfocarse en la educación, la cultura y luchar contra el ruralismo y la corrupción. También querían acabar con el aislamiento que tenía el país respecto a Europa porque en la apertura al continente veían modelos de progreso.

Según la historia de la literatura, el principal exponente del regeneracionismo fue Joaquín Costa, un político aragonés. Pero a este movimiento se le unieron muchos intelectuales de la época, especialmente estudiosos pertenecientes a la Generación del 98 como Unamuno y Maeztu.

Escritores de la Generación del 98 más importantes y sus obras

Existe gran controversia sobre qué autores pertenecen a la generación del 98, aunque si existe cierta unanimidad en cuanto a los escritores más representativos de esta generación literaria. A continuación te contamos un pco de su vida y de sus obras más célebres.

Miguel de Unamuno

Es uno de los grandes escritores españoles y uno de los más representativos de la Generación del 98. Nació en Bilbao en 1864 y murió en Salamanca en 1936. Cursó estudios de Filosofía y Letras en Madrid y fue catedrático de griego en la Universidad de Salamanca donde además ejerció como rector.

Miguel de Unamuno

Fue un hombre de pensamiento fuerte y arraigado, admirado y respetado por todos sus compañeros de generación gracias a su personalidad, a la profundidad de su pensamiento y su estilo apasionado. Toda su obra se enfoca en la problemática existencial y filosófica, además está llena de preocupación y angustia sobre la muerte y la búsqueda infructuosa de Dios.

Unamuno utilizó todos los géneros literarios, por lo que su producción literaria es extensa. Entre las obras que más destacan están: La tía Tula, San Manuel Bueno, Abel Sánchez y Niebla en el género novela. También hay que mencionar El Cristo de Velázquez, Cancionero y Teresa en poesía, y Vida de Don Quijote y Sancho y La agonía del cristianismo en ensayos y artículos.

Azorín

Otro de los mejores escritores pertenecientes a esta generación fue José Martínez Ruiz, mejor conocido como Azorín. Nació en Alicante en 1873 y murió en Madrid en 1967. Se dedicó al periodismo y a la literatura. Su estilo era personal y descriptivo y en cada una de sus obras detalló minuciosamente muchos aspectos significativos de la realidad que pocos veían.

José Martínez Ruíz Azorín

FUENTE: Wikipedia

Azorín demostró sentir profundamente los problemas de España y lo plasmó en sus diferentes trabajos: novela, teatro y especialmente en ensayos, por lo general escritos en prensa. Así como la mayoría de los autores de la Generación del 98, centró su atención en Castilla: en su paisaje, sus pueblos, sus hombres y su pasado histórico y literario.

Sus obras más conocidas fueron las novelas Antonio Azorín, La voluntad y Las confesiones de un pequeño filósofo. En cuanto a los ensayos están La ruta de Don Quijote, Al margen de los clásicos y en teatro, Lo invisible y Old Spain.

Antonio Machado

Antonio Machado fue un poeta nacido en Sevilla en 1875. Poco antes de finalizar la guerra civil española se mudó a Collioure, un pueblo de Francia, donde murió en 1939. Fue el representante más joven de la Generación del 98. Sus primeras obras fueron de corte modernista, pero después evolucionó hacia una visión intimista del amor con rasgos románticos.

Antonio Machado por Leandro Oroz

Su poesía gira en torno a un mundo interior hecho de añoranzas, recuerdos, ensueños y sentimientos por el inevitable paso del tiempo. También se enfocó en el paisaje de Castilla, así como su natal Andalucía. Algunas de sus obras más importantes son Soledades, Campos de Castilla, Algunas poesías, Nuevas canciones, entre otros.

Ramiro de Maeztu

Otro gran autor español, ensayista, crítico literario y teórico político fue Ramiro de Maeztu. Nació en Vitoria en 1874 y fue asesinado en prisión en Aravaca en 1936. Dada su postura intelectual, formó parte de la Generación del 98. Siendo su objetivo buscar remedio a la decadencia española, se dedicó al periodismo y publicó incontables artículos en defensa de los valores hispánicos y patrióticos, los cuales se reunieron en la obra Defensa de la Hispanidad.

En sus primeros trabajos defendió las tesis regeneracionistas y simpatizó con el socialismo marxista. Uno de ellos fue en Hacia otra España, publicado en 1899. Otra de sus obras importantes fue la novela La guerra del Transvaal y los misterios de la banca de Londres y el libro Authority, liberty and function in the light of the war (La crisis del humanismo). Y finalmente está Don Quijote, Don Juan y la Celestina, su ensayo más importante desde el punto de vista literario.

Pío Baroja

Este escritor fue uno de los pilares fundamentales de la Generación del 98. Nació en Guipúzcoa en 1872 y murió en Madrid en 1956. Los temas que mejor se reflejan en su obra son el pesimismo y el desasosiego, dos temáticas características de esta generación. Utilizando el humor crítico, Baroja mostró una visión sincera de la realidad española con la idea de buscar el cambio y la regeneración del país.

Pío Baroja

Su obra está basada en el género narrativo, por lo que la expresividad es parte fundamental de su trabajo. Este autor intenta mostrar la vida de la manera más real posible, es decir, compleja, desordenada y heterogénea. Y para ello se sirve de personajes solitarios, inconformistas y hasta inadaptados.

Sus trabajos más importantes fueron La busca y Zalacaín el aventurero, La Casa De Aizgorri, Camino De Perfección, El Mayorazgo De Labraz, La Busca”, Mala Hierba, El Árbol De La Ciencia, entre muchos otros.

Ramón del Valle Inclán

Este autor es una de las figuras clave de la literatura española del siglo XX. Nació en Villanueva de Arosa en 1866 y falleció en Santiago de Compostela a principios de 1936. El novelista español también fue poeta y dramaturgo, de hecho, se le considera como el mejor dramaturgo de la llamada Edad de Plata de la literatura española. Aunque en un principio su estilo literario fue enmarcado en la corriente modernista, gracias a sus últimas obras se le consideró parte de la Generación del 98.

Ramón María Valle Inclán

FUENTE: Wikipedia

En su juventud ejerció como periodista en México y fue en aquella época cuando publicó sus primeros escritos. A su regreso a España publicó varios cuentos y editó su primer libro llamado Femeninas (1895), pero este pasó inadvertido tanto para el público como para la crítica. Posteriormente se hizo amigo de escritores como Pío Baroja, Azorín y Jacinto Benavente. Se dedicó a la literatura y a las obras de teatro y aunque tuvo muchos fracasos, a principios del siglo XX ya se le consideraba un escritor de prestigio.

La producción literaria de Valle Inclán es bastante amplia, ya que el autor escribió obras para distintos géneros. Lo que lo distinguía de los demás es que nunca se ciñó a las normas preestablecidas y siempre tuvo rechazo hacia la novela y el teatro tradicional. Sus obras siguieron dos vertientes: una que estuvo influenciada por el decadentismo y el simbolismo, y por ello entró en la categoría de los modernistas; y otra con una visión distorsionada de la realidad, por lo cual se le consideró parte de la Generación del 98.

Otros autores de la generación del 98 destacados

Estos seis autores españoles fueron las figuras más importantes dentro de la Generación del 98. Sin embargo, aunque se les considera como sus máximos representantes, no fueron los únicos. Otros tantos autores pertenecen a esta generación histórica de escritores y entre ellos está Ángel Ganivet, Jacinto Benavente, Manuel Bueno, Carlos Arniches, Manuel Machado, Vicente Blasco Ibáñez, Miguel Asín Palacios, Gabriel y Galán, Manuel Gómez-Moreno, Serafín Álvarez Quintero, Joaquín Álvarez Quintero, y Francisco Villaespesa.

2018-06-30T21:41:38+00:00

Leave A Comment