/Generación del 36: Escritores que la forman, características y mejores obras

Generación del 36: Escritores que la forman, características y mejores obras

A lo largo de los años, España ha visto evolucionar diferentes generaciones literarias. La generación del 27 y la generación del 98 fueron dos de las más conocidas en la historia de la literatura española. Pero a estas les sucedió otra muy relevante por haber estado enmarcada en lo que fue la guerra civil. Hablamos en este caso de la generación del 36, también conocida como primera generación de posguerra.

Esta fue una generación literaria bastante breve que se inició durante los años de la guerra civil española y que abarcó también la posguerra, es decir, entre 1936 y 1941. Los autores pertenecientes a este movimiento literario nacieron entre los años de 1905 y 1920. Para 1936 estaban en plena formación y fue por ello que sus trabajos estuvieron marcados por este conflicto social, económico y político.

Si quieres saber un poco más sobre cómo fue esta literatura de posguerra, así como los escritores que formaron parte de la llamada generación del 36, te lo contamos a continuación.

La generación del 36: Contexto histórico y antecedentes

La generación de 36 nace como consecuencia de la guerra civil española vivida entre 1936 y 1939. Cada uno de los escritores que forman parte de este grupo compartieron en sus obras su visión sobre lo que estaba pasando en la España de aquella época: la división entre los vencedores y los vencidos, las penurias materiales y sociales y la censura de la posguerra.

Este conflicto interno dejó una huella profunda en todos los españoles. Por ello, era lógico que el dolor de aquellos años quedase plasmado en la literatura. Los integrantes de esta generación, que apenas se estaban formando como poetas, se vieron en la obligación de adoptar una nueva postura ante la vida y por ende, hacia la literatura.

La guerra civil española fue un conflicto de tipo social, político y bélico que se desencadenó tras el golpe de Estado del 17 y 18 de julio de 1936. Este fue perpetrado por una parte del Ejército contra el Gobierno de la Segunda República, presidido por Manuel Azaña. Desde el inicio de la guerra se distinguieron dos bandos: el republicano, formado por el Gobierno, y el sublevado (autodenominado bando nacional), organizado por una parte del alto mando militar y posteriormente encabezado por el general Francisco Franco.

Este conflicto fue una de las épocas más duras vividas en España. Después de 3 largos años, finalmente el bando nacionalista obtuvo la victoria. A partir de ese momento comenzó la dictadura conocida como el franquismo, que duró casi 40 años hasta la muerte del dictador en 1975. Pero durante el tiempo que estuvo instaurada la dictadura, especialmente los años siguientes al término de la guerra civil, España se vio sumida en una serie de problemas de tipo social, económico y político como exclusión, persecuciones, encarcelamientos, etc.

Por todo esto, a la generación del 36 se le conoció también como generación destruida, según Guillermo Díaz-Plaja. Esto porque vivieron en carne propia las consecuencias de un país devastado y dominado por la autoridad. Por esta razón, para ellos, a diferencia de los poetas de otras generaciones, la guerra no significó una preocupación intelectual, sino más bien cárcel, persecución y muerte.

En esta época la literatura estuvo llena de poesía de guerra, de versos orales y de escritos que buscaban crear conciencia en las trincheras. Se hizo mucha poesía de propaganda, pero no de un solo bando. Y es que la guerra civil también dividió la poesía en dos corrientes: la poesía arraigada y la poesía desarraigada.

La diferencia básica de estas dos corrientes fueron los temas tratados y también su estilo. La poesía desarraigada la hacían los poetas contrarios al nuevo régimen dictatorial. En estas obras los autores reflejaban su angustia y el desencanto ante la nueva política instaurada por Franco. Su tema principal era la crítica social y daban preferencia al verso libre.

La poesía arraigada la hacían entonces los poetas afines al nuevo régimen. Sus temas centrales eran el amor, la familia y la religión. Estos autores sí se decantaron por las formas clásicas con lenguaje sobrio y tenían un gran gusto por el soneto.

Características de la generación del 36

A pesar de la diferencia de años, algunos consideran a la generación del 36 como homóloga a la del 27. Y es que, en principio, la diferencia sustancial entre ambas generaciones es que mientras la del 27 escribía poesía, la del 36 hacía prosa. Por otro lado, también se diferenciaron porque cada una se comprometió con la sociedad del momento en el que vivían, con sus situaciones y problemas puntuales.

Esta generación cuenta con algunas otras características que la definen. Estas son algunas de las más representativas.

  • A diferencia de los autores de la generación del 98 o del 27, los del 36 tenían una mayor carga y era luchar para que nadie ignorara la cruda realidad vivida durante los años de la guerra civil. Por ello, los poetas desarraigados se obsesionaron con recordar a como diera lugar los sucesos de la guerra. Pensaban que era la única forma de evitar su repetición.
  • A pesar de la dura realidad, en las obras de estos autores se evidencia la convicción a seguir luchando.
  • Su poesía es combativa, más realista y también más humanizada. Sin importar la corriente, arraigada o desarraigada, la poesía es más humana, centrada en la religión, en los recuerdos de la infancia y en la vida familiar.
  • Tienen un lenguaje más directo.
  • Los autores de esta generación reaccionaron contra el esteticismo de la generación del 27.

¿Pertenece Miguel Hernández a la generación del 36?

Uno de los grandes escritores españoles fue Miguel Hernández. Pero no está muy claro si este célebre escritor pertenece a la generación del 27 o a la del 36. Lo que sucede es que nació en 1910. Esto quiere decir que es más joven que los autores del 27. Sin embargo, sus mayores mentores si pertenecen a esa generación, por lo que su literatura estuvo fuertemente influenciada por ellos.

Miguel Hernández

FUENTE: Wikipedia

Pero la verdad es que Hernández es un autor perteneciente a la generación del 36. Aunque ciertamente, debido a su cercanía con autores del 27, ha sido considerado como una especie de puente de enlace entre la generación del 27 y la del 36.

Integrantes de la generación del 36

La guerra civil española, entre otras cosas, trajo como consecuencia el nacimiento de una generación de escritores dividida respecto al tipo de literatura que desarrollaron. Por otro lado, los movimientos literarios de España suelen ser bastante significativos y rápidos. Aun así, existe una lista de escritores del 36, considerados como los grandes poetas españoles de la época. Entre ellos los más relevantes son los siguientes:

Juan Gil Albert

Su verdadero nombre es Juan de Mata Gil Simón, pero es más conocido solo como Juan Gil Albert. Este escritor nació el 1 de abril de 1904 en la región de Alcoy, Alicante. Sus padres pertenecen a una distinguida familia burguesa de la España de principios de siglo XX. Por lo que sus primeros años educativos fueron impartidos en el seno del hogar, para después continuar estudios de Derecho, Filosofía y Letras, aunque no los concluyó.

Juan Gil Albert

Solo alcanzó a escribir una obra antes de introducirse de lleno a la política. Se trata de La fascinación de lo irreal y Vibración del estío, la cual vio luz en 1927. Ya luego de esto entra en la política a partir del año de 1929. De hecho, en 1936 funda la revista Hora de España y organizó el II Congreso Internacional de Escritores Antifascistas. Además, tuvo una gran participación en la llamada Ponencia Colectiva.

Al finalizar la guerra se exilió en México, luego de lograr salir de un campo de refugiados ubicado en Francia. Desde su nuevo país, realizó varias cosas importantes como ser secretario de la revista Taller, la cual era dirigida por Octavio Paz. También participó con poemas y prosas en dos revistas más de México.

Leopoldo Panero

Este escritor español nació en 1909 y murió en 1962. Panero obtuvo como título universitario la licenciatura en Derecho y asistió a distintos cursos de especialización en Poitiers, Cambridge y Tours. Los temas que más tocó en sus obras fueron la duda religiosa, la familia y el fluir del tiempo.

Leopoldo Panero

De forma que la poesía en su forma más clásica fue lo que constituyó la obra de este célebre escritor español. De esa manera, entre los años 1930 y 1932 escribió Versos al Guadarrama, cuya visión serena y nostálgica del amor, los paisajes, el hombre y el tiempo se plasmó con gran intensidad.

Se le acusó de estar relacionado a personajes marxistas al principio de la guerra, pero se salvó de ser fusilado. Aún así, posteriormente se unió al ejército rebelde. Su obra más trascendente fue la Estancia Vacía, en donde consigue plasmar las emociones primarias de la humanidad, ya que el protagonista de esa obra es un peregrino buscando refugio en Dios.

Miguel Hernández

Este destacado escritor, como se comentaba anteriormente, es considerado por muchos como un puente de transición entre la literatura de la generación del 27 y la del 36. Hernández nació en la provincia de Alicante, específicamente en Orihuela. No fue muy amante de la educación formal, ya que solo asistió a la escuela hasta los 14 años. Sin embargo, su pasión por los libros le hizo conocer a autores que tuvieron gran influencia en él como Mallarmé y Rilke.

Miguel Hernández

FUENTE: Wikipedia

Miguel Hernández también tuvo una fuerte influencia por parte de autores como Pablo Neruda, perteneciente a la generación del 27. Pero al vivir en carne propia lo que fue la guerra, sus escritos terminan siendo una mezcla entre lo religioso y la crítica a la humanidad. De hecho, sus convicciones religiosas cambian radicalmente ya que al final fija posición y se inclina por la república.

Al finalizar la guerra, debe marcharse a Portugal, aunque igual termina encarcelado y condenado a muerte. Pero fue una tuberculosis lo que lo finalmente acabó con su vida. Hernández dejó al mundo una lista importante de grandes obras como Viento del Pueblo, Cancionero y Romancero de ausencias y Perito en Lunas.

Luis Rosales

Este famoso poeta español de la generación del 36 nace en la ciudad de Granada en 1910 y muere en octubre de 1992. Allí, en su ciudad natal, culmina sus estudios universitarios de Filosofía, Letras y Derecho. Luego se muda a Madrid en donde conoce y hace amistad con Dionisio Ridruejo, José García Nieto, Leopoldo Panero y Luis Felipe Vivanco.

Finalmente, Luis Rosales termina convirtiéndose en la cabeza principal de la generación que representa, es decir, la del 36 y en el más importantes de los escritores de lo que fue la poesía arraigada.

Comienza sus primeros años como apasionado escritor de poemas al publicar en las revistas Cruz y raya, Los cuatro vientos, El gallo y Vértice. Aunque también publica en esa época un libro de poesía romántica llamado Abril. Es allí cuando su obra comienza a publicarse también en la revista Caballo verde del consagrado poeta Pablo Neruda.

Pero su camino en el mundo de las revistas no termina allí. Para 1937 consiguió una pequeña participación en la revista Jerarquía. Y luego termina siendo secretario de la revista Escorial. Las obras más importantes de Rosales son Diario de una resurrección y La casa encendida.

Guillermo Díaz Plaja

El último exponente de nuestra lista es Guillermo Díaz Plaja, cuyas obras fueron esencialmente didácticas. Es decir, todas tienen un matiz de erudición literaria, ya que el escritor fue catedrático en materias como Lengua y Literatura Española. Díaz Plaja nació en 1909 en la localidad de Manresa y muere en Barcelona en 1984.

Guillermo Díaz Plaja

Su mayor aporte a las letras fue su incansable amor por la investigación literaria. Es por eso que todas sus obras constituyen síntesis y visiones generales de la literatura. De esa manera, obras como Soliloquio y Coloquio y Cuestión de límites intentan explicar cómo algunas obras presentan un límite confuso en la estética fronteriza de las letras.

Este importante escritor español de la generación del 36 tiene una larga lista de obras y actividades destacadas. Pero en el terreno de la poesía las más notables son Poemas y canciones del Brasil y Poesía en 30 años. Por otro lado, no es de sorprender que haya sido miembro de la real Academia Española desde el año 1967.

Otros artículos interesantes:

2018-08-08T19:43:34+00:00

Leave A Comment