Saltar al contenido
Libros de ensueño

Cantar de gesta: definición y ejemplos populares

Existen muchas expresiones literarias y una de ellas es el cantar de gesta. Hoy en día este tipo de manifestación artística es poco conocida, pero en la Edad Media fue bastante popular. Se consideran como epopeyas de la Edad Media de tipo extensas que narran sucesos históricos y legendarios cuyos protagonistas eran héroes que representaban los valores de un pueblo o una colectividad.

Cuando se habla de cantares de gesta se habla de un género narrativo en verso, el cual está basado en la épica. La función de esta era la de informar, ya que daba al público la oportunidad de conocer pasajes gloriosos sobre su historia, pero también buscaba proponer un modelo de héroe a la comunidad.

Roldan recibe espada de Carlo Magno

Se les denomina cantares porque fueron creados para ser cantados o recitados por los juglares, y de gesta porque cuentan las hazañas de diferentes personajes. Gesta es una palabra que proviene del latín y en esta lengua su significado es hecho o hazaña. A pesar de que fueron creados para ser recitados a los pueblos, en el aquel momento se realizaron algunas copias manuscritas. Y gracias a esto hoy día aún se pueden leer y disfrutar de estos cantares medievales.

Características del cantar de gesta

El cantar de gesta es básicamente una epopeya medieval que narra las hazañas de un héroe o guerrero que representa a un pueblo. Sin embargo, este relato épico cuenta con algunas características que lo definen aún más.

  • Son expresiones literarias originarias de los siglos XI y XII en Europa. Tuvieron su máximo apogeo en países como España, Francia, Alemania o Rusia.
  • Son anónimos. No se conoce autor ni compositor, ya que se escribían con el objetivo de ser recitados.
  • Son obras que están escritas en verso, específicamente en forma de poemas épicos. Los cantares de gesta españoles se caracterizaban por la asonancia, es decir, que poseían rimas asonantes.
  • La métrica de los versos es irregular, aunque la mayoría solía configurarse en 14 sílabas.
  • En estas epopeyas se utilizaba un lenguaje muy expresivo, pero al mismo tiempo sencillo.
  • Eran extensos. De hecho, su longitud podía variar desde los 2000 versos, en los cantares más cortos, hasta los 20.000 los más extensos. Sin embargo, la mayoría solían ser de 4.000 versos aproximadamente. En cualquier caso, por su extensión muchas veces debían ser recitados en varias jornadas.
  • Los héroes que se representaban en cada uno de los cantares personificaban las virtudes de los pueblos. Por ello, estos debían tener un comportamiento ejemplar. Se les mostraba como un modelo a seguir, siempre de forma idealizada para que tuvieran una labor moralizante entre la audiencia.
  • Las historias que narraban tenían carácter de identidad nacional para buscar reafirmar este aspecto en la colectividad.
  • Tenían un carácter diferente en cada región de Europa. Mientras que los cantares de gesta en Alemania, Francia e Inglaterra tenían un carácter mitológico y fantástico, en España las aventuras tenían componentes muy realistas.
  • Estas narraciones se componían poco después de haber ocurrido una hazaña, razón por la cual eran bastante precisas a nivel geográfico, documental e histórico.

¿Qué son los juglares?

Se ha dicho que los juglares recitaban los cantares de gesta. Pero, ¿qué son exactamente? Los juglares eran artistas ambulantes de la época medieval. Su oficio era entretener a las personas por medio de sus diferentes talentos como cantar, recitar, bailar, hacer malabares o juegos de palabras, entre otros, y lo hacían en diversos lugares como ferias, teatros, cortes y especialmente, en las calles.

Juglares

Hacían su espectáculo a cambio de comida o dinero, aunque a veces eran contratados para entretener a invitados en fiestas y banquetes tanto de nobles como de reyes. Solían ir de pueblo en pueblo, por lo que no tenían un lugar fijo para vivir. Sin embargo, con el paso del tiempo muchos juglares se convirtieron en artistas importantes, por lo que refinaron su estilo y se asentaron en las ciudades.

Tipos de juglares

Existían varios tipos de juglares según su especialidad. Si bien podían dedicarse a varios géneros y combinar destrezas diferentes en un mismo espectáculo, muchas veces se destacaban por una temática de entretenimiento específico.

  • Los juglares épicos eran quienes se dedicaban a interpretar los cantares de gesta y otras composiciones narrativas.
  • Los Juglares líricos, quienes recitaban las obras de los trovadores.
  • Los remedadores, que imitaban personajes.
  • Los cazurros, que recitaban versos improvisados para hacer reír.
  • Las juglaresas y soldaderas, que eran mujeres que se dedicaban al baile, entre otros.

Juglar vs. Trovador

Algunas veces suele confundirse a los juglares con los trovadores, pero no son figuras iguales. Su trabajo era diferente, así como el objetivo. Los juglares se dedicaban a entretener al público y les gustaba ser celebrados por este. Además, un juglar no componía nada: ni música, ni cantares de gesta, solo era un intérprete de estos. Un trovador, por su parte, sí es un autor, un creador que no necesitaba de los aplausos del público, ya que hacía arte para su disfrute. Eran artistas que se deben a sí mismos

Con el paso del tiempo, estas dos figuras: la del juglar y la del trovador se fusionaron de alguna forma en el cantautor contemporáneo, dado que estos son capaces de crear sus composiciones musicales y de ejecutarlas también.

Similitudes y diferencias entre epopeya, fábula, cantar de gesta y poema épico

Dentro de las expresiones literarias existen diferentes Elementos que, aunque se asemejan entre sí, tienen definiciones diversas y por lo tanto no pueden ser consideradas las mismas. Por ejemplo, ¿qué es un poema épico? ¿es lo mismo una epopeya que un cantar de gesta? ¿Y en qué se diferencian estos cantares de la fábula?

Para comprender las similitudes y diferencias entre estas expresiones, es esencial partir de lo que es un poema épico. Estos son poemas que pertenecen al género literario de la épica, que se caracteriza porque el autor presenta de manera objetiva la narración de hechos, legendarios o ficticios, acaecidos en un espacio y tiempo determinado.

La epopeya es un subgénero épico que se compone, por lo general, de versos largos y consiste en una narración extensa de sucesos heroicos de gran importancia para un pueblo. Un ejemplo es la Odisea, de Homero. El cantar de gesta, como ya se ha dicho, es una epopeya, pero medieval. Es de origen popular y anónimo, y a diferencia de las epopeyas, fueron creados para ser recitados, por lo que la forma oral prevalece sobre la escrita.

Los poemas épicos, del subgénero que sean, tampoco deben confundirse con la fábula. Esta, si bien es una composición literaria narrada en prosa o en verso, difiere en varios aspectos de las epopeyas o los cantares de gesta.

La fábula es una narración breve en donde los personajes principales no son humanos, sino animales u objetos inanimados que suelen presentar características humanas. Su objetivo es ofrecer una enseñanza o dejar un aprendizaje útil o moral al público.

Ejemplos de cantares de gesta ¿Cuál es el más famoso?

Cuando se habla de literatura hoy día es inevitable no pensar directamente en libros o simplemente en un manuscrito. Sin embargo, la mayoría de la literatura del pasado era de transmisión oral como los cantares de gesta y esto ha significado que con el paso del tiempo se hayan perdido muchas obras.

De la épica, por ejemplo, solo se conoce lo que logró dejarse escrito. E incluso lo que aún se conserva ha estado expuesto a reelaboraciones que podrían haberse editado. Pero, independientemente de esto, gracias a que algunas obras pudieron escribirse, en la actualidad, varios siglos después, podemos disfrutar de los maravillosos cantares de gesta.

Hoy día, los cantares que se conocen han sido traducidos al español. Sin embargo, en su momento fueron escritos en diversas lenguas medievales. Uno de los países donde se conservan más cantares es en Francia. Allí quedan al menos unos 100 ejemplares, siendo el Cantar de Roldán (Chanson de Roland) el más importante.

Cantar de Roldán – Verso I

            El rey Carlos, nuestro emperador, el Grande, siete años enteros permaneció en España: hasta el mar conquistó la altiva tierra. Ni un solo castillo le resiste ya, ni queda por forzar muralla, ni ciudad, salvo Zaragoza, que está en una montaña. La tiene el rey Marsil, que a Dios no quiere. Sirve a Mahoma y le reza a Apolo. No podrá remediarlo: lo alcanzará el infortunio.

 

El Cantar de Beowul

El Cantar de Beowul es otro de los cantares de gesta más populares. Es un poema épico de origen anglosajón de los pocos que se salvaron de esta literatura en Inglaterra.

Skild, fundador de la dinastía skildinga.

Sus funerales.

¡Oíd! Yo conozco la fama gloriosa

que antaño lograron los reyes daneses,

los hechos heroicos de nobles señores.

A menudo los bancos tomábales Skild,

el hijo de Skef, a la gente enemiga;

infundía pavor el que fue recogido

en penoso abandono. Consuelo le cupo,

pues luego en la tierra con gloria vivió

y a todos los pueblos que habitan la orilla

del paso del pez a su mando los tuvo,

tributo le daban. ¡Era un rey excelente!

El Cantar de los Nibelungos

Otro de los principales cantares de gesta es el Cantar de los Nibelungos, una obra alemana caracterizada por la inclusión de narraciones fantásticas.

Cantar de los Nibelungos – Primera aventura: Lo que soñaba Kriemhilde.

Muchas cosas maravillosas narran las sagas de tiempos antiguos,

De héroes loables de gran temeridad,

De alegría y de fiestas, de llantos y lamentos.

De la lucha de héroes valientes ahora escucharéis narrar maravillas.

Creció en Burgundia una niña tan noble

Que en todos los países no podría haber alguna más bella.

Kriemhild se llamaba y se hizo mujer muy hermosa.

Por ella muchos caballeros perdieron su vida y su cuerpo.

Cantar de Mio Cid

Pero sin duda que el más famoso de los cantares de gesta es el Cantar de Mio Cid, una obra de origen español que narra las batallas de Rodrigo Díaz de Vivar.

Estatua del Cid Campeador en Burgos

Argumento del Cantar de Mio Cid

El Cantar de Mio Cid es un icono de la literatura clásica española. Es el cantar de gesta más célebre y el único que se conserva hoy día casi completo; solo le falta la primera página y dos más del interior. Se cree que esta versión fue escrita en el año 1200 por Per Abbat, aunque probablemente este solo lo copio, y se trata del típico manuscrito de juglar, ya que es pequeño y modesto.

Esta pieza literaria se compone de 3.735 versos anisosilábicos en total, los cuales son de extensión variable, aunque predominan versos de 14 a 16 sílabas métricas. Está estructurado en tres cantares:

  1. el Cantar del destierro
  2. el Cantar de las bodas de las hijas del Cid
  3. el Cantar de la afrenta de Corpes

El Cantar de Mio Cid se basa en los últimos años de vida de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. En esta obra se exalta su figura y sus valores como la lealtad y el esfuerzo. Es un héroe caballeroso, prudente, astuto, un súbdito ejemplo, un gran cristiano y un buen esposo y padre.

La historia que se narra en este cantar tiene que ver con dos asuntos: la honra y el honor. Al principio el Cid es desterrado por el rey como consecuencia de acusaciones falsas. Por ello, lleva a cabo una serie de hazañas para aumentar su riqueza y su fama. Tras una serie de eventos que involucran a la familia, finalmente recupera su honor y consigue una mejor posición social que la que tenía antes de su destierro.

A continuación, un fragmento del Cantar de Mio Cid

Con sus ojos muy grandemente llorando

tornaba la cabeza y estábalos mirando:

vio las puertas abiertas, los postigos sin candado,

las perchas vacías sin pieles y sin mantos

y sin halcones y sin azores mudados.

Suspiró mío Cid triste y apesadumbrado.

Habló mío Cid y dijo resignado:

«¡Loor a ti, señor Padre, que estás en lo alto!

Esto me han urdido mis enemigos malos».